Cómo afecta a los cobros de recibos en tu empresa la compra del Popular

La noticia de estos días en el mundo de la banca ha sido sin duda la compra del Popular por parte del Banco Santander. Las causas y consecuencias sobre esta operación han traído y seguirán trayendo cola por un tiempo.

Pero en las siguientes líneas vamos a centrarnos en lo que nos preocupa y nos ocupa. ¿Qué pasa con las empresas que cobran sus recibos a clientes del Popular o cobran a sus clientes desde el Banco Popular? Se trata de dos escenarios distintos.

Cobrando a clientes del Popular

Una empresa, ya sea grande o pequeña, que cobra por adeudo bancario es prácticamente imposible que no tenga clientes con cuenta el que ha sido uno de los grandes bancos españoles ¿Qué aspectos tienen que tener en cuenta a la hora de gestionar sus cobros por domiciliación y seguir haciéndolo con normalidad como hasta ahora? ¿Tienen motivos para estar preocupados porque el dinero no llegue a sus cuentas?

Es pronto para saber lo que ocurrirá y de qué forma se integrarán estos clientes con el Banco Santander, pero antes o después las empresas sí van a verse afectadas de una u otra manera, por lo que conviene que estés al tanto.

Basándonos en experiencias pasadas, como la compra de Catalunya Banc por el BBVA, el banco “nuevo” para el antiguo cliente del Popular, el Santander, le dará una nueva cuenta a cada cliente y, es posible, que durante un tiempo enrute los números de cuenta del Popular a estos nuevos números para que se sigan produciendo los cobros. Pero, por nuestra experiencia, siempre hay un momento posterior en el que el banco “nuevo” decide suspender el enrutado, y es ahí cuando llegan los problemas para tu empresa, pues estás emitiendo recibos y la cuenta a cobrar no existe. En este sentido ya hemos comentado también alguna vez los problemas de los clientes de Evo Banco a comienzos de 2016 por devolución de recibos, que les causó un número importante de bajas.

Por eso, para minimizar problemas, tan pronto sea posible deberíamos obtener una nueva cuenta bancaria del cliente y, siguiendo la normativa SEPA, notificar en nuestras remesas el cambio del mandato relativo a la cuenta bancaria del cliente.

Cobrando desde el Popular

En el caso de que sea tu empresa la que trabaja con una cuenta del Popular para girar tus recibos, puedes decidir si continuas con ellos o no. Depende de ti. Pero si cambias has de vigilar algo que de no hacerse como es debido, puede causar verdaderos estragos: el cambio de identificador de acreedor. ¿Qué es este identificador de acreedor? Se trata de un código que identifica a la empresa en los adeudos directos SEPA (domiciliaciones). Este código se forma con una referencia al país (si el banco es español empezará por ‘ES’) + dígitos de control (son dos) + sufijo (tres caracteres) + CIF de la empresa. Un identificador de acreedor quedaría así: “ES44000B30117256W”.

En el caso que nos ocupa, País (al tratarse de dos entidades españolas) y CIF no cambian, pero los sufijos los otorga el banco, de manera que puedes tener el 000, el 123, el ABC o el A45. Si al pasarte del Popular al Santander u otro banco te cambian estos tres números, los mandatos podrán no ser reconocidos y ahí te puedes meter en un lío gordo. Por tanto, tendrás que pedir que te mantengan los sufijos al cambiar de banco, o de no hacerlo, notificar en tus remesas el cambio de acreedor.

Una solución rápida

Aunque la mejor opción, en cualquiera de los dos casos, es que no te tengas que dedicarte también tú a esto y lo dejes en manos del equipo de Besepa :). Nosotros nos encargaremos de actualizar el número de cuentas de tus clientes y minimizar los posibles errores que suele conllevar una fusión bancaria a la hora de cobrar los recibos con normalidad.