« Volver a inicio

Hacia el mandato SEPA electrónico

Publicado el .

El Comité Nacional de Pagos,foro que preside el Banco de España y en el que están presentes los agentes relacionados con el mercado de servicios de pago, ha analizado en su último encuentro la validez de los mandatos electrónicos para la emisión de adeudos SEPA. Más que su validez, pues ya lo eran, ha repetido a las entidades que no pueden rechazarlos.

Recordamos que el mandato SEPA es la autorización expresa por parte del deudor al acreedor para que le cobre los recibos con cargo a su cuenta bancaria (lo que se conoce como 'orden de domiciliación').

Hasta ahora, lo más habitual es que los mandatos se firmen en papel y luego se digitalicen. Si te has cambiado de compañía de teléfono o de luz recientemente, seguro que la nueva te ha enviado o facilitado para su descarga este documento, y tú se lo has devuelto firmado para formalizarlo.

Pero si de lo que se trata con la normativa SEPA, que comenzó a desplegarse en 2014, es armonizar y agilizar los sistemas de pago, parece lógico impulsar los mandatos digitales e ir desincentivando el empleo del papel.

En este punto, toma relevancia el carácter probatorio del mandato. Por lo que tanto el European Payments Council (EPC) -impulsor de los esquemas SEPA- como desde otras autoridades bancarias, se está insistiendo en los riesgos que asume el acreedor en el caso de que no pueda probar el uso de una firma legalmente reconocida.

Al final, el mandato es la prueba que tiene un acreedor (siguiendo con el ejemplo, Movistar) para poderle cobrar a una empresa cada mes cierta cantidad por un servicio (teléfono e Internet). Y si un deudor (empresa que recibe el servicio) niega haber autorizado un adeudo o argumenta que el mandato firmado no es válido porque no cumple algún requisito, puede solicitar la devolución por falta de consentimiento. Y tiene hasta 13 meses para hacerlo.

En la gestión del mandato electrónico Besepa cumple siempre con los principios del EPC y la normativa vigente en cada momento sobre firma electrónica. Trabajamos con distintos proveedores de firma digital homologados por el Ministerio de Industria. Sabemos que si algún día hay una reclamación a un cliente por no autorización, cuando mayor sea la robustez de las pruebas, menor es el riesgo de no cobrar. Además, una vez formalizado el mandato, lo guardamos y te facilitamos su descarga siempre que lo necesites. Con el mandato, mejor no jugársela.

Comentarios

comments powered by Disqus