Esquemas SEPA: CORE, COR1 y B2B

Un esquema SEPA es el conjunto de reglas y especificaciones técnicas que debe seguir un pago o un cobra para seguir la normativa SEPA. Esto es, define los plazos necesarios para cobrar, para devolver un recibo, el formato de los mensajes entre los bancos, las limitaciones de aplicación, etc.

El EPC define dos esquemas dentro de SEPA, CORE y B2B. El primero de ellos se puede usar en todos los casos, mientras que el segundo está enfocado a cobros entre empresas (y profesionales autónomos). Además, en España las entidades pueden escoger soportar o no un tercer esquema, llamado COR1, que acorta los plazos y los asemeja a las domiciliaciones tradicionales. Todos los bancos deben ofrecer el esquema CORE, pero no es obligatorio dar soporte al B2B ni al COR1.

Una vez más en Besepa te lo ponemos fácil y controlamos que cumplas las normas de cada esquema y que además no envíes un adeudo a un cliente con cuenta en Francia usando un COR1 o un B2B a un cliente de un banco que no lo soporta.


¿Qué determinan los esquemas?

Como hemos dicho, un esquema define cuestiones técnicas, como por ejemplo que hay que hacer cuando un cliente cambia su cuenta bancaria (como curiosidad: no es lo mismo si la nueva cuenta bancaria es en la misma entidad que la originar o es otra). Pero además de estas cuestiones técnicas definen cuestiones de negocio importantes a la hora de escoger cual es la que mejor se aplica a cada caso.


Notificaciones

Una de las primeras cosas que determinan los esquemas es que deberemos notificar a los clientes 14 días antes de efectuar el cobro. Afortunadamente la normativa dice que puede acordarse un plazo inferior, de manera que podemos enviarlo 2-3 días y con ello el cliente podrá estar seguro de tener saldo en la cuenta.

Esta notificación puede ser por distintos medios (carta, email, SMS, etc.) y puede tener distintas formas, por ejemplo un texto informativo de fecha e importe, un albarán o una factura.


Destinatarios

Cada esquema define a quién puede ser aplicado. CORE y COR1 se pueden aplicar a cualquier tipo de cliente, tanto particular como empresa, asociación, etc. Sin embargo el esquema B2B se puede utilizar únicamente entre profesionales: empresas o autónomos.

En este último caso hay que tener en cuenta que en el caso de los autónomos, la cuenta de cargo debe estar marcada como cuenta bancaria de uso profesional (cuenta autónomos), algo que no siempre ocurre. De no ser así el recibo será rechazado.


Plazos de presentación

El plazo de presentación son los días de antelación con los que deberemos enviar a nuestro banco los adeudos a cobrar. Este plazo depende del esquema que estemos utilizando:

  • CORE: en el primero de los cargos recurrentes a un cliente o en un cargo único será de 5 días bancarios hábiles antes de la fecha de cargo. En crgos sucesivos será de 2 días.
  • COR1: 1 día hábil antes de la fecha de cargo, en todos los casos.
  • B2B: 3 día hábiles antes de la fecha de cargo, en todos los casos.

Lamentablemente otro aspecto a tener en cuenta es que los bancos no operan 24 horas al día, de manera que los cargos enviados posteriormente a una hora determinada (que varía de banco a banco) no son procesadas hasta el día siguiente. Tampoco procesan los cargos en días no hábiles. Y más aún, algunos bancos requieren de una aprobación manual, por lo que es recomendable envíar los cargos siempre a primera hora para asegurar que se cumplen las fechas.

Desde Besepa te ayudamos ofreciéndote escoger como fecha de cargo la opción lo antes posible, de manera que no te tienes que preocupar de plazos, días hábiles bancarios, etc.

Para resolver el problema de las horas de proceso, Besepa introduce un día más, de manera que sacrificamos algo de tiempo para poder garantizar las fechas en la medida de lo posible.


Retorno de los cargos

Los bancos tienen entre dos (B2B) y cinco (CORE/COR1) días hábiles tras la fecha de cargo para notificar que no ha sido posible realizar un cargo. Esto puede deberse a múltiples razones, como por ejemplo que la cuenta no tiene saldo o que ha sido cancelada.

Podríamos entender que para eso está el plazo de presentación, pero la realidad es que en casos como la falta de saldo, no se conoce hasta el mismo día de cargo. Si a eso le sumamos el periodo de comunicación entre los bancos y que esto no sucede 24x7, no podemos más que asumir que esto será así hasta que se pueda operar con cuentas bancarias en tiempo real.

Esto tiene un inconveniente añadido. Si presentamos una remesa de cinco adeudos que se debe cobrar hoy, puede ocurrir que nos lo abonen en cuenta hoy y que durante los cinco próximos días hábiles no vaya llegando un retorno cada día, con los consecuentes cargos en cuenta. Un infierno para conciliar nuestros movimientos bancarios. Afortunadamente esto no sucede muy a menudo, siendo en nuestros datos estadísticos menos de un 3%.

No podemos hacer milagros, pero lo que si podemos hacer es darte toda la información posible para que tu trabajo sea más fácil. Mostrándote todo el histórico de un adeudo, indicándote claramente que ha pasado en cada momento.


Plazos de devolución

SEPA, como toda normativa europea, defiende a los particulares y por tanto fija un plazo en el que el cliente puede rechazar el cargo y nuestro banco tendrá la obligación de devolver el dinero cobrado. Aunque en este sentido hay una diferencia muy grande entre CORE/COR1 y B2B.

En el caso de CORE, el cliente dispone de 56 días (8 semanas) para devolver un cargo y recuperar su dinero si disponemos del mandato y de 400 días si no fuera así. Esto no implica que no podamos tomar medidas, como cortarle el servicio o tomar medidas legales, pero inicialmente se nos retirará el dinero de la cuenta.

En el caso del B2B, una vez aceptado el cargo, el cliente no puede devolverlo. El banco de nuestro cliente dispone de dos días para recabar esa aceptación y en caso de no recabarlo deberá rechazar el cargo, porque de otra manera se vería obligado a asumir la devolución. Esta aceptación se puede producir en cada recibo B2B o que nuestro cliente dé instrucciones a su banco para aceptar todos nuestros recibos, por lo que es recomendable que instruyamos a nuestro cliente para que haga llegar a su banco nuestro mandato al firmarlo.


¿Cuándo debo usar cada uno?

Si nuestros clientes son particulares no tenemos mucho que pensar. Podemos utilizar únicamente CORE o COR1, que salvo en los plazos de presentación son exactamente iguales.

En el caso de cobrar a empresas y profesionales si podemos elegir. El adeudo B2B es muy interesante por esta imposibilidad de devolver los recibos y por tener un plazo de presentación bastante corto, pero precisamente por el primer punto no es muy bien recibido por los clientes. Hay casos en los que no lo aceptan y tendremos que negociar con ellos su uso. Por otra parte, mientras la operativa de aceptación de los adeudos B2B dependa tanto de cada oficina particular como ahora mismo nos puede causar problemas operativos.