Adeudos directos en un mundo de tarjetas

Los adeudos directos son un medio de cobro poco utilizado en el mundo de las aplicaciones de internet, donde sin duda reina la tarjeta. Exactamente al contrario de otros sectores en los que cobrar por tarjeta es impensable en nuestro país.

Pero antes o despues, todo negocio de internet con algo de B2B acaba recibiendo la pregunta: ¿podemos pagar por domicialición?. En este post vamos a intentar quitar el miedo a los adeudos directos o domiciliaciones para todos aquellos que, trabajando habitualmente con tarjetas, se enfrentan a esa pregunta.

Entendiendo los adeudos directos a través de las tarjetas

Antes de seguir, vamos a intentar introducir los distintos objetos y actores del mundo de los adeudos mostrando su analogía con el mundo de las tarjetas. Allá vamos:

  • SEPA network = Las marcas de tarjetas y sus redes (Visa, Mastercard, Amex, etc.). La red SEPA es la red que une a los bancos de la zona SEPA para que se puedan comunicar, de manera que puedas cobrar tus adeudos a cualquiera de ellos, esten en la calle de al lado o en la esquina más remota de Islandia o Hungría.
  • Tu banco = Banco adquiriente. Es el banco que recibe tu dinero, normalmente el banco en el que tu empresa tiene sus cuentas.
  • Línea de adeudos = TPV. Es la herramienta bancaria que te permite ejecutar transacciones, tu entrada a la red, que te la facilita tu banco o banco adquiriente.
  • Besepa o tu banco = Procesador de pagos. Es quién procesa tus transacciones. No recibe el dinero, solo indica a los distintos actores cuanto debe cobrarse a alguién y quién recibe el dinero. En el caso de las tarjetas es el más conocido es Redsys/Sermepa.
  • Recoger el mandato = Tokenización. Para poder hacer cargos posteriores al momento actual automáticamente, en el mundo de las tarketas hay que tokenizarla, y en el mundo de los adeudos hay que recoger el mandato, que es la autorización del cliente para poder realizar dichos cargos en su cuenta.
  • Adeudo directo = Cargar un importe a un token. Es el acto en el que el comercio carga a su cliente el importe por sus servicios. La gran diferencia es que en el mundo de las tarjetas es un proceso en tiempo real mientras que en el mundo de los adeudos hay que hacerlo con unos días de antelación. Además, el mundo de los adeudos distingue entre particulares y empresas (adeudos B2B) a la hora de hacer un cargo.
  • Rechazos = Transacciones fallidas. Un rechazo, lo mismo que una transacción de tarjetas declinada, se produce cuando no se puede ejecutar la transacción, ya sea por falta de saldo, cuenta o tarjeta cancelada, etc. Más sobre rechazos y devoluciones en este post.
  • Devoluciones = Chargeback. Es cuando un cliente activamente protesta un cargo que se le ha realizado. En el mundo de las tarjetas es un proceso de arbitraje, en el de los adeudos es más directo, salvo en el caso de los adeudos B2B, que no se pueden devolver una vez realizado el cargo. Más sobre rechazos y devoluciones en este post.

Qué necesitamos para trabajar con adeudos directos

De igual manera a como ocurre con las tarjetas, para poder cobrar por medio de domiciliaciones o adeudos directos SEPA, tendremos que abrir una cuenta con una entidad de crédito o una entidad de pago. Y una vez nos den de alta, nos tendrán que facilitar una línea para poder emitir adeudos SEPA, al igual que nos tienen que facilitar un TPV (virtual o no) para poder cobrar por tarjeta. Nuestro banco, al igual que un banco adquiriente, nos solicitará todo tipo de información o nos solicitará las garantías que considere en función de nuestro tipo de negocio.

Maneras de operar

Aunque para algunos negocios las herramientas que ofrecen los bancos en lo que a procesar transacciones y cuadrarlas posteriormente son suficientes, hay negocios que necesitan más. En el caso de los adeudos, las herramientas que pone un banco a disposición de un negocio son muy parecidas a las que ofrece a un particular más allá de alguna herramienta de generación de remesas, y lo que puede ser válido para 10 recibos o cargos a tarjeta, no tiene por qué serlo para 4.000.

Por eso hay empresas especializadas que ofrecen herramientas más adaptadas a las empresas. Nosotros, por ejemplo, desde Besepa, no solo te ayudamos a generar remesas sin errores sino que te damos información clara y detallada del estado del estado de cada cargo individual. Esto es, somos capaces de decirte de una remesa de 4000 recibos, quién te ha devuelto un recibo exactamente y por qué. Incluso de decírtelo sin que entres a tu banca online. Todo ello sin tener acceso a tus cuentas, con total seguridad.

Y es que la tecnología puede hacer milagros. Tenemos clientes que lo que antes hacían en 6 horas, ahora lo hacen en 30 minutos.

El problema de la integración

Si has leído hasta aquí dirás que suena bien, pero que te requiere mucho trabajo manual y prefieres no ofrecerlo. Y hasta hace poco tenías razón, pero para eso han llegado las empresas de fintech, para que la relación con el mundo financiero sea distinta. Nosotros por ejemplo ofrecemos un completo API REST+JSON que te permitirá aceptar y gestionar tus pagos sin salir de tu aplicación o sitio web. Si no te lo crees puedes probar este ejemplo de Frapp, una plataforma para que las ONGs gestionen sus socios y donaciones.

Pantalla de donaciones de Frapp.

¿Todo claro?

Y eso es todo. Si aún tienes dudas puedes ponerte en contacto con nosotros a través de los datos de contacto de nuestra página web, y si quieres probarnos no tienes más que crearte una cuenta desde aquí.