Contras y ¿algún pro? del Brexit para el fintech

Los resultados del referéndum sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea han caído como un jarro de agua fría en el ámbito económico. Las dudas también se vislumbran en el fintech, que tiene a Londres como mayor ecosistema europeo, donde al abrigo de la City han surgido unas 500 fintech, entre ellas 18 de las 100 compañías líderes mundiales del sector. Desde allí tenían en el mercado común europeo su zona natural de operaciones.

¿Qué consecuencias tendrá el Brexit para el sector? Todavía es pronto para saberlo aunque los expertos coinciden en que tendrá efectos negativos; pero ¿se puede sacar algo en positivo?

Efectos negativos

  • Como sucede con otras empresas británicas o que operan allí, se enfrentan a un periodo de incertidumbre y la volatilidad.
  • Las fintech con sede en Londres se verán afectadas por cambios en la regulación que aún están por ver, pero que significarán solicitar nuevas licencias para operar, reestructurarse legalmente como empresas, etc Todo lo que supone sortear las barreras de un mercado que ahora no existen.
  • En muchos casos se verán obligadas a trasladar su sede a un país comunitario, o crear sucursales. Hasta ahora, el “pasaporte” británico les permitía “viajar” por toda Europa sorteando fronteras, pero en adelante tendrán que ir país por país, abriendo oficinas y lidiando con las diferentes regulaciones (con los costes asociados).
  • Precisamente, la regulación británica, más adaptada y favorecedora del desarrollo de estas startups que en el resto de Europa, era una de las grandes ventajas de las fintech londinenses, por lo que aquellas con vocación europea perderán este “privilegio”.
  • Estos cambios mermarán el potencial de Londres como hub de innovación fintech. El Silicon Valley europeo se expone a una particular fuga de cerebros y ya hay multitud de candidatos para acogerlos.
  • Conseguir financiación será más complicado, pues los inversores normalmente huyen de los mercados con una regulación compleja y es precisamente eso lo que ha traído el brexit a las empresas británicas. Si el dinero es de por sí miedoso, en un contexto de incertidumbre aún más.Hasta aquí algunas de las consecuencias negativas. ¿Hay alguna positiva?. Por supuesto, siempre se puede ver el lado positivo.
  • Los cambios conllevan también oportunidades. Parece que otros ciudades como Berlín, Frankfurt o Dublín pueden ser el nuevo destino de muchas de las fintech afectadas. ¿Y por qué no España?
  • Seguir mordiendo mercado a los bancos.
    Las entidades financieras tradicionales, que empezaban a asomar cabeza tras la tormenta de 2008, afrontan otro tremendo revés con la salida de UK de la UE, donde tendrán que centrar sus esfuerzos, en detrimento de hacer frente a las fintech que les están haciendo competencia en algunos segmentos.
  • Para nosotros en particular, que en este momento no teníamos sede en UK ni trabajamos en pounds, nos libra de las cargas e incertidumbres que sufren otras empresas del sector.

Tal como empezábamos el artículo, es pronto para saber qué sucederá, más aún sin una bola de cristal de la que no disponemos. Pero si tenemos que decir algo, a día de hoy, nosotros nos alegramos de no tener pie en esa plaza.