Desmitificando SEPA: Edición 2016

Desde que se creó la UE, se ha tendido a crear un espacio comunitario común en el que los países miembros operen entre ellos con más facilidad, reduciendo fricción en todos los ámbitos: económico, burocrático, etc. Uno de los grandes logros ha sido la creación de la Zona Única de Pagos en Euros (la SEPA, por sus siglas en inglés) que ha permitido la estandarización con las operaciones entre los bancos de los países que la forman.

La aparición de distintos esquemas o tipos de recibos, cada uno de los cuales con sus propias características, la necesidad del mandato, los nuevos formatos de comunicación, etc. nos trajeron muchos quebraderos de cabeza durante el año 2014. Pero ese 2014 no era una fecha definitiva, puesto que aún abría un periodo de adaptación que termina en Febrero de 2016 y que permitía que siguiéramos utilizando determinados productos nicho en los distintos países de la zona SEPA.

Febrero de 2016

Febrero de 2016 trae varios cambios, algunos sencillos y para los que posiblemente ya estemos adaptados, otros de mayor calado.

Desde esta fecha desaparecerán definitivamente los formatos de las normas más antiguas para enviar domiciliaciones y solo se podrán utilizar las normas SEPA en formato XML (formato que por supuesto es el utilizado por Besepa). Se recomienda dejar de usar conversores desde el formato de texto, puesto que no toda la información esta recogida en ellos.

Además, los bancos ya no tendrán la obligación de convertir gratuitamente los antiguos números de cuenta a IBAN. Esto no significa que vayan a dejar de hacerlo o a cobrar por ello, simplemente que ya no tienen la obligación que tenían hasta ahora.

Y, el punto más importante y que está causando más dudas a muchas empresas, es que desaparecen por completo dos normas muy utilizadas: la norma 32 y la norma 58. Estas normas deberán ser sustituidas por operaciones de realizadas a partir de adeudos SEPA y aunque se rumorean posibles soluciones, aún no tiene solución definitiva.

Adaptación continua

Pero SEPA no es una norma estática, sino que es un marco de colaboración bancaria que se va a adaptando a la realidad de cada momento, de modo que el órgano que define sus procesos, el European Payment Council (EPC) sigue trabajando y ya ha aprobado nuevos cambios que entrarán en vigor los años 2017 e incluso el 2018. Algunos tan importante como la reducción de plazos o la aparición de nuevas herramientas de pago.

Esta situación hace que las empresas tengan la necesidad de conocer la normativa, pero aún más importante que estén al día de la misma, tanto para mejorar su gestión financiera como para asegurarse que cumplen la norma.

Fintech al rescate

En este contexto es dónde nacen empresas de fintech, empresas de tecnología aplicada a las finanzas, como la nuestra que ayudan a las empresas no únicamente a cumplir con la norma en todo momento, sino que además utilizan la tecnología para reducir el esfuerzo de gestión de los pagos y los cobros.

Por ejemplo, con soluciones como Besepa podrás beneficiarte de muchas ventajas, como por ejemplo:

  • Reducción de errores al encargarse en todo momento de cumplir con toda la normativa, asegurándose de que cumplimos plazos, realizando comprobaciones, indicamos cambios en los mandatos cuando se requieran, etc.
  • Reducción del tiempo de cobro al tener la oportunidad de generar tus remesas de forma más sencilla. Ya sea a través de una interface de usuario claro, o para cantidaddes grandes de recibos la posibilidad de integrar la gestión bancaria con los sistemas de la empresa y tramitar las remesas sin necesidad de intervención humana.
  • Simplificación del recobro, ya que al gestionar también automáticamente los rechazos, errores y devoluciones, nos permite definir la estrategia de recobro más adecuada en cada momento en función de los criterios que la empresa determine. Se acabó consultar la banca online continuamete.
  • Eliminación de tareas reiterativas en cargos recurrentes, al encargarse la plataforma de generar el adeudo directo y enviarlo al banco automáticamente, ya sea de manera indefinida o por un número determinado de veces.

Todo ello siempre con todas las garantías, sin tener en ningún momento acceso a las cuentas de la empresa más allá de estas gestiones.

¿Suena bien?. Créate una cuenta en nuestro entorno de pruebas y convéncete por ti mismo. Y si eres más de código, visita la documentación de nuestra API.